viernes, 1 de noviembre de 2013

¿Dónde está mi Valle? El relato de un sobreviviente del maltrato animal


Lo que origina mi relato es algo que sucedió en la semana más extraña de mi vida. No lo hice por placer fue sólo mi instinto animal y por el hambre que atenaza a menudo mi joven cuerpo. Pensé que era un conejo, de aquellos que tanto me incitan a atrapar, junto a mi negro hermano perro “mono”. Esta vez mis amos adoptivos se indignaron. No me dijeron como siempre, sale!, fuera!, eso no!, o alguna de esas palabras chillonas que no les entiendo acompañadas de varillas o piedras,  que mucho me asustan. Escuché que su rabia era por perder un gato, uno de aquellos que se llevaban parte de mi escasa comida en casa.
De pronto algo muy extraño sucedió, mis amos se acercaron a mí por primera vez. Nunca había sentido el calor de sus manos, la fuerza de sus brazos, porque sentí que sus caricias me dañaban. Era extraño sentir  que por mí ahora sus voces estaban agitadas y efusivas. Luego me subieron a uno de esos latones calientes y ruidosos el cual  comenzó a moverse locamente conmigo en su interior: No podía ver, pues una cuerda presionaba mi cuello y fue entonces que me di cuenta que habían iniciado un viaje lejos de mi hogar, de mi valle tan amado.
Comencé a sentir tanto miedo pues veía en sus rostros odio y sus voces eran diferentes y burlonas, pensé que algo malo me sucedería. El ruido duró mucho tiempo.No se asemejaba para nada al ruido de las aguas o al susurro del viento sobre los arboles de mi valle, que solía oír mientras corría libremente buscando alimento para mi famélica panza. Este ruido me parecía muy molesto, atemorizante y deseaba que pronto se detuviera.
Allí permanecí  acurrucado, adormeciéndome, pero alerta,  mientras recordaba mis paseos al río y los agradables silencios de la noche y…..de pronto, el ruido cesó bruscamente y unos gritos estridentes acompañaron unos  bruscos jalones de mi piel. Vi como mis tres amos se alejaban, sin mí, velozmente en su latón  blanco levantando polvo y ruido dejándome abandonado a mi suerte, sin agua y sin comida pero afortunadamente sin el lazo al cuello.
 Estaba sólo. Me habían abandonado. Qué tristeza sentir ahora, la soledad en un lugar desconocido. Sentí mucho miedo hambre y sed. Mi río..? quiero agua, tengo hambre... ¿Dónde está mi Valle 

Agradecimientos a Carabineros Retén Las Trancas, Agua Fría, por su generosa colaboración en aportar datos en mi búsqueda
REGRESO A CASA
Motivado por el recuerdo de mi pequeño hermano, de mis verdaderos amos que me visisitaban cada fin de semana y en ocasiones especiales, me decidí a usar mis instintos de sabueso que son atávicos en mis genes y busqué el camino de regreso. No importaba la distancia, sabía que llegaría, sin importar cuanto tardara. No les contaré mis penurias del trayecto, solamente que supe conocer el cruel mundo fuera de mi valle. Vi a muchos de mi raza como yo, muchos de ellos verdaderamente famélicos, maltrechos y moribundos. Comprendí que era uno más en penurias y también por ellos lucharía hasta el final. Les dejé atrás, deseando que pudieran también poseer un destino final como el mío, un valle. 
No quiero recordar los días calurosos y noches frías, sólo recordar cuando pude reconocer el olor de mi campo y sus sonidos habituales a mis oídos. Estaba en casa finalmente tras 7 días de penurias. Al llega,r solamente los buenos amigos de mi raza se alegraron por mi presencia. Los humanos presentes me miraban con asombro  e incredulidad, deseando tal vez volver a echarme pronto, muy pronto. Todavía no recuperaba mis fuerzas cuando oí un sonido muy especial para mí. Era mi verdadero amo, ese que me entregó siempre su amor y comprensión. Vino desde lejos y ahora me rescataba, me subía a sus brazos y me alejaba del maltrato. 
Hoy estoy en su casa, en una ciudad, que no me es muy cómoda, pero en un lugar donde por vez primera siento el amor y comprensión por mi calidad de ser un SER animal. 
Soy feliz, porque comprendo que siempre existe un valle, en cualquier lugar del mundo, cuando un humano te entrega todo su amor.
Infórmate y sé partícipe de una causa en favor de la protección animal, evitando el maltrato en cualquiera de sus formas. www.pachnews.cl