jueves, 29 de abril de 2010

La Mar,no estaba serena

Una sensación extraña recorría mi cuerpo aquel 19 de Febrero de 2010, mientras caminaba a orillas del mar ilocano.



Era un sentimiento de tristeza y nostalgia indecible, como si fuese el último verano de mi vida, junto a mi familia y a este lugar tan querido desde mi niñez.



Cada objeto y persona quedaba impregnado en mi retina como una imagen reveladora y visionaria de algo inquietante y misterioso.


Era quizás aquella intuitiva precognicción humana que intentaba advertirme de que algo desastroso se avecinaba en la costa curicana.




Fue algo indescriptible que me acompañó en cada fotografía captada, en cada imagen filmada, en esta playa ilocana al final de Febrero.


La trágica madrugada del 27 de Febrero produjo el despertar de nuestras concencias a una realidad que no quisimos ver con antelación, a aquel latente peligro de vivir expuestos y desprevenidos ante la inminente furia de los elementos naturales del mar.




El tsunami que barrió gran parte del sector costero nos mostró nuestra fragilidad ante la violencia de la Naturaleza y nos dejó perplejos por no haber podido preveer dicha catástrofe.


El siguiente amanecer nos trajo la imagen desoladora del verdadero terror vivido por cada uno de los habitantes de Iloca.
El dolor de un pueblo con el cual hemos compartido nuchas vivencias, veranos agradables y recuerdos maravillosos, parecía ser ahora, nuestro también.

Hoy, nuestro apoyo debe ser sostenido a través del tiempo y hacerles sentir a los habitantes costinos que no están solos en su pesar y que nuestra ayuda llegará día a día, aportándoles las herramientas necesaria para salir adelante y fortalecer así sus espíritus, tendiéndoles la mano amiga y un abrazo fraterno con el cual sellemos una sincera hermandad en nuestro inmediato futuro.




Son tiempos difíciles de una catástrofe real.




No es solamente el deber de las autoridades entregarles todo el apoyo, es también nuestra responsabilidad poder llegar alli y hacerles saber que estamos con ellos ahora y siempre, en las Buenas y en las Malas


He aquí algunas imágenes captadas por nuestras cámaras de Nilo2Report, sólo 5 días después del doble tsunami.









































































No hay comentarios:

Publicar un comentario